Page Nav

HIDE

Pages

Breaking News:

latest

Ads Place

Fumaba marihuana con una amiga en su auto y en el asiento trasero su hijo de 4 años encontró una pistola

Un niño de 4 años en Luisiana (Estados Unidos), estaba sentado en la parte trasera de un auto con sus dos hermanitos a su lado. En los asi...

Un niño de 4 años en Luisiana (Estados Unidos), estaba sentado en la parte trasera de un auto con sus dos hermanitos a su lado. En los asientos delanteros, su madre y una amiga fumaban marihuana sin saber que había una pistola, que pertenecía al padre del menor, escondida bajo las butacas. De pronto un ruido sorprendió a las mujeres y al darse vuelta ya no había nada que hacer.

 

Según informaron las autoridades, el menor murió al balearse accidentalmente en la cabeza con una pistola que encontró bajo el asiento delantero del coche. Los paramédicos llevaron al niño al hospital, donde murió a causa de sus heridas.

 

El trágico incidente ocurrió aproximadamente a las 10:45 de la noche del sábado en la ciudad de Westwego, un suburbio de Nueva Orleans. Jarion estaba sentado en el asiento trasero con dos hermanos, de 22 meses y un 1 año.

 

«Una autopsia concluyó que la herida de bala de Jarion Walker fue autoinfligida», dijo Joseph Lopinto, jefe de policía del condado Jefferson, en una conferencia de prensa el lunes por la noche.

 

«Fue una herida por contacto en la frente, encima de la ceja derecha», aseguró el forense Gerry Cvitanovich. Lo que fue respaldado por la evidencia que los investigadores recolectaron del auto, según explicó Lopinto. De modo que los investigadores concluyeron que no fue un asesinato, sino que Jarion se había pegado un tiro.

 

Lopinto también explicó que los adultos, que admitieron que estaban fumando marihuana, dijeron que escucharon el disparo. Aunque ya no había nada que pudieran hacer para salvarlo.

 

Se impone la hipótesis del accidente

Hasta el momento, nadie ha sido arrestado, aunque las autoridades completarán la investigación y entregarán sus conclusiones a la oficina del fiscal en Jefferson, explicó el jefe de policía.

 

«Siempre podemos culpar a las personas, pero no pienso que sea apropiado hacer un arresto en estos momentos», dijo. «Ellos acaban de perder un hijo y ciertamente no fue intencional, de ninguna manera».

 

El arma pertenecía al padre del niño, dijeron las autoridades. Se piensa que el menor la encontró bajo el asiento, dijo Lopinto. «Este tipo de muertes pueden prevenirse», agregó e indicó: «Los dueños de armas solo necesitan asegurar sus armas de fuego y guardarlas en lugares a los que los niños no puedan acceder».

 

«Como padres, nunca debemos dejar un arma dentro de nuestros vehículos por numerosas razones diferentes, siendo esta la más trágica», completó el jefe policial.

 

Para la familia fue un golpe que todavía no logran asimilar. «Era un buen chico, un muy buen chico», dijo Charles Young, tío abuelo del niño al sitio Nola. Destrozado, el hombre afirmó que Jarion tenía un apetito insaciable por jugar y amaba sus juguetes. Añadió que el pequeño era alto para su edad, y que le gustaba mucho el basquet.

 

Young dijo que apenas durmió anoche después de recibir la llamada con la noticia de lo sucedido. El sábado por la tarde, se quedó sin palabras. «¿Qué diablos está pasando aquí?», recordó haber dicho Young, y agregó: «Es tan difícil creer que ese hombrecito se haya ido».

 

No hay comentarios

Publicidad