Page Nav

HIDE

Pages

Breaking News:

latest

Ads Place

Un hombre violó los cadáveres de 99 mujeres en la morgue y admitió que asesinó a dos de ellas

  En Reino Unido , el acusado, David Fuller, enfrenta el juicio en el que confesó haber cometido el doble homicidio de Wendy Knell y Carol...

 


En Reino Unido, el acusado, David Fuller, enfrenta el juicio en el que confesó haber cometido el doble homicidio de Wendy Knell y Caroline Pierce, que hasta el momento estaban sin resolver.

 

En el marco del avance del juicio que enfrenta en Reino Unido, David Fuller, acusado de asesinar y violar, surgen escalofriantes detalles sobre los delitos que cometió, los cuales incluyen haber tenido sexo con casi un centenar de cadáveres de mujeres en la morgue y el asesinato de por lo menos dos de ellas.

 

Las víctimas del “Monstruo del dormitorio”

 

En el transcurso de las audiencias, el acusado, quien trabajaba como electricista e ingeniero de mantenimiento en hospitales, confesó haber cometido en 1987 el doble homicidio de Wendy Knell y Caroline Pierce, cuyos casos fueron conocidos mediáticamente durante décadas en Reino Unido como “los crímenes del dormitorio” que hasta el momento no tenían culpable.

 

Ambas mujeres vivían solas en apartamentos de planta baja en Kent (Inglaterra) y trabajaban en la ciudad, aunque no se conocían. Cabe destacar que apenas tres décadas después de ocurridos, gracias a los avances en las pruebas de ADN, Fuller fue señalado como sospechoso de los homicidios.

 

En el caso de Wendy, la joven fue encontrada muerta en su cama manchada de sangre en la mañana del 23 de junio de 1987. De acuerdo a los signos que presentaba, había sufrido un traumatismo contundente en la cabeza y había sido estrangulada. Además, la investigación arrojó que después de muerta su cuerpo había sufrido un ataque sexual.

 

En tanto en el caso de Caroline, de 20 años, había ciertas similitudes con el de Wendy. La chica desapareció después de que un taxi la dejara frente a su casa el 24 de noviembre del mismo año.

 

Su cuerpo desnudo fue descubierto más tarde en un dique lleno de agua en St Mary-in-the-Marsh el 15 de diciembre de 1987. En el marco de los operativos de investigación, los vecinos sostuvieron que esa noche escucharon “gritos agudos de terror”.

 

Incluso, hay registros que sostienen que los días previos a los dos asesinatos, había un “merodeador”, cuya descripción coincide con los rasgos de Fuller, en las afueras de las residencias de las jóvenes. No obstante, la propia Caroline había informado un mes antes de su muerte que había un hombre extraño fuera de su casa.

 

El acusado también admitió otros 51 delitos, incluidos 44 cargos relacionados con vejaciones post mortem, desde cadáveres de una niña de 9 años hasta el de una anciana de 100. Los mismos se habrían cometido desde el 2008 hasta el 2020 cuando fue arrestado.

 

El doloroso testimonio de la mamá de una víctima en el juicio

 

Otra de sus presuntas víctimas habría sido Azra Kemal, una joven de 24 años. Según relató su madre en la corte, Fuller no solo la habría asesinado, sino que después de matarla violó su cuerpo tres veces.

 

“Me dijeron que mi hija había sido violada en tres ocasiones en el depósito de cadáveres ¿Qué piensa uno? ¿Cómo comprender tal cosa?” dijo Nevres Kemal, madre de Azra a los medios británicos.

 

 

Nevres, que es trabajadora social de profesión, cuestionó la forma en que Fuller fue capaz de entrar repetidamente a la morgue, a violar a su hija y a otros cadáveres de mujeres y niñas sin despertar sospechas de ningún personal de los hospitales donde perpetró sus depravados actos.

 

Posesión de imágenes pornográficas necrofílicas y extremas:

 

Tras realizar los allanamientos en el domicilio del acusado, la Fiscalía británica (CPS) emitió un comunicado en el que se informó que fueron encontrados unos discos duros que “revelan pruebas de prolíficos delitos sexuales de un tipo que ningún tribunal del Reino Unido había visto antes. Entre 2008 y 2020 Fuller se filmó y fotografió a sí mismo abusando sexualmente de los cuerpos de decenas de mujeres y niñas en dos morgues del hospital Tunbridge Wells (Kent)”, dice el texto.

 

De tal manera, David Fuller podría enfrentarse a una pena máxima de dos años de prisión por el abuso de cadáveres. Aunque por los asesinatos de Wendy Knell y Caroline Pierce el ‘asesino de la cama’ podría recibir una pena de prisión de por vida.

No hay comentarios

Publicidad