Page Nav

HIDE

Pages

Breaking News:

latest

Ads Place

Matrimonio infantil forzado: niña afgana es vendida a pedófilo 46 años mayor para que su familia pueda comer

  Miles de menores desplazadas viven esta realidad en un país crítico. Ellas tampoco tienen acceso a servicios de salud reproductiva, ya q...

 


Miles de menores desplazadas viven esta realidad en un país crítico. Ellas tampoco tienen acceso a servicios de salud reproductiva, ya que casi el 10% de las niñas entre 15 y 19 años dan a luz cada año.

 

Una menor de 9 años fue vendida a un pedófilo 46 años mayor que ella como “niña esposa” en Afganistán, según un informe de CNN publicado este martes 2 de noviembre. La pequeña fue ofrecida por su propia familia para poder comer, mientras la nación se desmorona en una severa crisis humanitaria.

 

Sus padres señalan que no tienen otra opción. Durante cuatro años, la familia vivió en un campo de desplazados en la provincia de Badghis (noroccidente de Afganistán), sobreviviendo gracias a la ayuda y al trabajo doméstico.

 

Se trata de una de las muchas niñas afganas vendidas para contraer matrimonio a medida que se profundiza la catástrofe económica, la ayuda internacional se agota y la economía del país colapsa. Su padre, Abdul Malik, ya vendió a su hermana de 12 años hace varios meses.

 

El hambre ha empujado a decenas familias a tomar decisiones desgarradoras, especialmente a medida que se acerca el brutal invierno. Los padres le dieron a CNN acceso completo y permiso para hablar con los niños y mostrar sus caras, porque dicen que ellos solos no pueden cambiar la práctica.

 

“Somos ocho parientes. Tengo que vender para mantener con vida a otros miembros de la familia”, comentó el progenitor, que dijo estar destrozado por la culpa, la vergüenza y la preocupación.

 

El dinero solo mantendrá a la familia durante unos meses. La niña esperaba cambiar la idea de sus padres: tenía el sueño de convertirse en maestra y no quería renunciar a su educación. Pero sus súplicas fueron inútiles, sigue CNN.

 

“Es (un panorama) absolutamente catastrófico”, dijo Heather Barr, directora asociada de la división de derechos de la mujer de Human Rights Watch. “No tenemos meses o semanas para detener esta emergencia (…) ya estamos en la emergencia”.

 

La incertidumbre combinada con el aumento de la pobreza ha empujado que muchas niñas deban ser vendidas al ‘’mercado matrimonial’’, sobre todo porque los talibanes no les permiten acceso a la educación. “Mientras una niña esté en la escuela, su familia está comprometida con su futuro. Tan pronto como una niña deja la educación, de repente se vuelve mucho más probable que la casen”, matizó la experta.

 

Una vez que una niña es vendida, sus posibilidades de continuar una educación o seguir un camino independiente son casi nulas. En cambio, se enfrentan a un futuro mucho más oscuro.

 

Es un calvario interminable para las familias: la decisión de vender a su hija, la espera hasta su marcha, a menudo durante años hasta que las hijas tienen 10 o 12 años, y luego la separación.

 

Obligadas a ser madres

Según el Fondo de Población de las Naciones Unidas, sin acceso a anticoncepción o servicios de salud reproductiva, casi el 10% de las niñas afganas de entre 15 y 19 años dan a luz cada año.

 

Muchas son demasiado jóvenes para poder dar su consentimiento para tener relaciones sexuales y enfrentan complicaciones en el parto debido a sus cuerpos subdesarrollados: las tasas de mortalidad relacionadas con el embarazo para las niñas de 15 a 19 años son más del doble que las de las mujeres de 20 a 24 años, de acuerdo a este organismo.

 

De acuerdo con un informe de Unicef de 2018, el 42% de las familias afganas tiene una hija que contrae matrimonio antes de los 18 años. Principalmente, por razones económicas, porque el matrimonio a menudo se considera un medio para asegurar la supervivencia de una familia.

 

Sin embargo, las niñas que se casan temprano también corren un grave riesgo, desde un parto complicado hasta violencia doméstica o familiar.

 

Afganistán, otro testimonio sobrecogedor

En agosto pasado, tras el retorno de los talibanes, la fotoperiodista estadounidense Stephanie Sinclair compartió una imagen tomada en 2005 en la que aparece una menor —en ese entonces de 11 años― junto a un pederasta tres décadas mayor que ella con quien fue obligada a casarse en Afganistán.

 

Aunque fue tomada hace 16 años, refirió Sinclair, su contenido es más relevante que nunca: “A 20 años de la invasión estadounidense en Afganistán, que ha expulsado a los talibanes del poder, el mundo está siendo testigo de un retroceso dramático en la historia reciente de los derechos de las mujeres y las niñas”, escribió en su perfil de Instagram.

 

Sinclair lleva 13 años fotografiando el matrimonio infantil. Too Young Too Wed, la asociación sin animo de lucro, fue fundada por ella en 2012 para abogar por el fin de esta práctica.

 

“Mi primer encuentro con el matrimonio infantil fue en Afganistán en 2003. Me horrorizó la historia de unas niñas que se prendían fuego a sí mismas. Después de investigar un poco, descubrí que una de las razones por las cuales tomaban esta decisión tan drástica era que las habían obligado a casarse siendo niñas”, comentó para la revista.

 

Matrimonio infantil mata a más de 60 niñas al día

Save the Children denunció, a través de un estudio realizado por el Día Internacional de la Niña, que cada año mueren más de 22.000 niñas (aproximadamente, 60 diariamente) a causa de los embarazos y los partos derivados del matrimonio infantil.

 

Además, llama a abordar los riesgos inmediatos y actuales de la violencia de género. Para ello, coloca los derechos de las niñas y la igualdad de género en el centro de las respuestas humanitarias.

 

Según el informe, en África Occidental y Central, que cuenta con la tasa más alta de matrimonio infantil en el mundo, se producen casi la mitad (9.600) de todas las muertes estimadas relacionadas con el matrimonio infantil, 26 muertes al día.

 

En concreto, la tasa regional de mortalidad materna en adolescentes es cuatro veces mayor que en cualquier otra parte del mundo.

No hay comentarios

Publicidad