Page Nav

HIDE

Pages

Breaking News:

latest

Ads Place

Demanda afirma que una operadora del 911 colgó una llamada en español reportando un incendio donde murieron dos latinos

  Siete extrabajadores del centro de atención de urgencias en Pennsylvania denunciaron malas prácticas por parte de algunos de sus antiguo...

 


Siete extrabajadores del centro de atención de urgencias en Pennsylvania denunciaron malas prácticas por parte de algunos de sus antiguos compañeros, a quienes nos les gustaba atender llamadas en español y se negaban a usar el servicio de traducción.

 

Un grupo de siete extrabajadores del centro de emergencias del 911 en Pennsylvania entabló una demanda federal en contra de un condado en la cual denuncian el caso de la llamada desesperada de un hombre que reportaba el incendio de su casa. La llamada fue desatendida supuestamente porque la persona hablaba en español. El hombre y su sobrino murieron en el siniestro.

 

Según la demanda, la operadora que respondió a la llamada el 27 de julio de 2020 no hizo ningún esfuerzo para utilizar un servicio de traducción, como indica el protocolo que suele aplicarse en estos casos. Le contestó que no hablaba español y luego le colgó, afirman los denunciantes.

 

El escrito indica que Heriberto Santiago Jr., de 44 años, intentaba informar a la operadora que su casa de tres pisos en el este del estado estaba siendo engullida por las llamas. Él y su sobrino Andrés Ortiz, de 14 años, se refugiaron en el sótano de la vivienda, pero fallecieron en el incendio. Sus muertes fueron declaradas accidentales, según informó la AP en el momento.

 

Los demandantes acusan al condado de Lehigh, al ejecutivo del condado Phil Armstrong y a otros seis funcionarios actuales o anteriores del condado, alegando que violaron sus derechos al despedirlos después de que ventilaron públicamente los problemas en el centro de llamadas, informa el Penn Live.

 

La demanda interpuesta el 20 de octubre en el Tribunal de Distrito de Estados Unidos en Allentown fue remitida al procurador del Condado de Lehigh, Thomas Caffrey, quien niega rotundamente el señalamiento.

 

Exempleados afirman que a algunos nos les gusta atender llamadas en español

La demanda está suscrita por los extrabajadores del condado Justin K. Zucal, David M. Gatens, Francis C. Gatens, John S. Kirchner, Emily M. Geiger, Julie L. Landis y Brandi L. DeLong Palmer.

 

En el escrito afirman que para algunos de sus compañeros desatender las llamadas en español era una práctica habitual.

 

"Los operadores caucásicos del 911 declararon abiertamente que 'no les gusta atender las llamadas en español' y se negaron a utilizar un servicio de traducción para ayudarles a comunicarse con los residentes de habla hispana", dice la demanda, según reporta The New York Times.

 

Algunos operadores y aprendices supuestamente dormían durante sus turnos o pasaban el tiempo en sus teléfonos móviles o en las redes sociales, incluso ingiriendo bebibas alcohólicas, lo que llevó a que "innumerables llamadas" de emergencias fueran desatendidas o se enviaran a otros centros, dice la demanda.

 

Expulsan a una niña de 8 años de un colegio por decir que estaba enamorada de una compañera

3 min de lectura

Los demandantes denunciaron públicamente esta práctica discriminatoria y otras conductas indebidas durante las horas de trabajo, tras lo cual fueron despedidos o forzados a renunciar.

 

Los siete extrabajadores exigen la reincorporación a sus antiguos puestos de trabajo y el pago de más de 150,000 dólares en compensación, indica el Penn Live.

 

El condado refuta acusaciones contra el servicio de 911

 

El procurador del condado, Thomas M. Caffrey, dijo al Times que "es absolutamente falsa" la acusación de que los operadores del servicio de 911 cuelgan las llamadas en español.

 

Según Caffrey, el día del siniestro el centro de atención de urgencias recibió dos llamadas: una a las 11:22 am de un vecino reportando el incendio, y otra dos minutos más tarde del señor Santiago.

 

Caffrey sostiene que Santiago "se dirigió al operador en inglés", y este le indicó "que la policía y los bomberos ya habían sido enviados".

 

 

El procurador afirma que el operador del 911 se desconectó y no pudo volver a llamar al señor Santiago, porque no quedó registro grabado de su número telefónico.

 

Frank Kane, director de Comunidad y Desarrollo Económico del condado, dijo que la llamada de Santiago fue transferida inmediatamente al servicio de traducción.

 

La policía llegó a las 11:25 am al lugar y tres minutos después lo hicieron los bomberos.

 

Este lunes funcionarios del condado prometieron hacer públicas las transcripciones de las llamadas, pero no la grabación.

 

El incendio fue una "situación trágica", dijo Kane. "Sabemos que no hubo un mal manejo de las llamadas al 911. Queremos que la gente sepa que si llama a nuestro centro del 911 se le tomará en serio, sin importar el idioma que hable", aseveró el funcionario.

 

"Normalmente, no comentamos los litigios pendientes, pero las acusaciones infundadas formuladas en una reciente presentación ante un tribunal federal son tan inexactas y tan perjudiciales para la confianza del público que necesitábamos corregir el relato", dijo en una declaración Phil Armstrong, uno de los demandados y miembro del ejecutivo en el condado.

No hay comentarios

Publicidad