Page Nav

HIDE

Pages

Breaking News:

latest

Ads Place

Dolor en Ecuador por el caso de dos hermanitos abusados y quemados por su padre y madrastra

  Además de la conmoción que ha causado el caso, se ha cuestionado la falta de empatía de los vecinos del barrio donde vivían los niños. “...

 


Además de la conmoción que ha causado el caso, se ha cuestionado la falta de empatía de los vecinos del barrio donde vivían los niños. “Todas las mañanas escuchábamos a un niño llorar desesperadamente, su llanto me erizaba la piel”, contó una señora.

 

Los sentimientos que embargan a la población ecuatoriana son rabia y desconsuelo debido al caso de dos hermanitos de seis y ocho años, quienes vivían un infierno al lado de su padre y madrastra. Los menores fueron torturados, abusados y quemados en su casa, ubicada en San José de Naranjal, Guayas.

 

Uno de los niños ya fue sometido a varias intervenciones quirúrgicas producto del abuso de sus padres. La menor, de ocho años, también fue víctima de violación y actualmente se encuentra en un albergue.

 

La madrastra, quien fue reconocida por las víctimas como su agresora, llevó al pequeño de seis años al hospital, el 5 de septiembre, porque tenía convulsiones y padecía de un fuerte dolor abdominal, reporta Infobae.

 

En el hospital, los médicos quedaron en shock, ya que, al realizar los chequeos del menor, descubrieron que el 80% de su cuerpo tenía quemaduras. El niño también presentaba heridas en su cabeza, manos y piernas. Una radiografía demostró que había sido abusado sexualmente.

 

Por ello, el pequeño ha sido sometido a siete cirugías para reconstruir su sistema digestivo y tratar de curar la piel quemada. Sobre las quemaduras, la madrastra dijo en el hospital que al niño le “había caído una olla de sopa hirviendo”.

 

La niña también fue hospitalizada luego de que los exámenes médicos demostraran que había sido violada, golpeada y torturada por su padre y madrastra. Tras ser dada de alta, la pequeña fue derivada a un albergue del Ministerio de Inclusión Económica y Social, donde recibe atención psicológica, informaron las autoridades.

 

Vecinos, los testigos mudos

 

Además de la conmoción que ha causado el caso entre la población, se ha cuestionado la falta de empatía de los vecinos del barrio donde vivían los niños. Los habitantes han reconocido que escuchaban los llantos desgarradores de los menores, pero prefirieron callar e ignorar la violencia.

 

“Todas las mañanas y durante varios días escuchábamos a un niño llorar desesperadamente, su llanto me erizaba la piel”, comentó una de las vecinas a un medio local.

 

El padre de los menores señaló a un medio televisivo que su hijo de seis años se quemó solo. Cuando la reportera le increpó sobre cómo un niño se iba a provocar tales heridas, dejó de responder. “Recibí la llamada de mi esposa y me dice que mi niño ha sufrido un accidente, que le cayó encima la olla con sopa… Tampoco conozco lo que pasó en sus partes íntimas, me han dado varias versiones”, señaló.

 

En la misma casa donde los menores fueron torturados, viven otros cinco niños a cargo de la misma mujer, que fue detenida el 9 de septiembre, pero que se mantiene en arresto domiciliario.

 

Desaparecidos desde el 2017

 

La madre biológica de los niños no sabía de su paradero desde el 2017. En ese año, ella fue golpeada por su expareja y estuvo internada en un hospital por una semana. Cuando fue dada de alta y regresó a su hogar, ya no encontró a sus hijos.

 

La mujer de 22 años decidió buscar a sus hijos por su cuenta sin la ayuda de las autoridades. Así que viajó a varias ciudades, entre ellas Naranjal; sin embargo, nunca encontró a sus pequeños. Cuando los niños fueron internados en el hospital, el hermano de su expareja la contactó por Facebook y le contó lo sucedido.

No hay comentarios

Publicidad